Mozárabes y mozarabías

Mozárabes y mozarabías
Biblia de León

sábado, 11 de febrero de 2017

Santa María de Wamba (Valladolid)



En las estribaciones de los Montes Torozos, cerca de Valladolid, nos encontramos en Wamba con otro vestigio visigótico-mozárabe: la iglesia de Santa María. Tras sufrir tantos cambios a los largo de diez siglos, de su traza mozárabe sólo nos ha llegado la cabecera y la nave septentrional, donde hace no mucho se descubrió un arco ciego de herradura. 


Las bóvedas son de cañón en sentido longitudinal y por su peso requieren contrafuertes en los muros. Algunos arcos de herradura fueron modificados para convertirlos en medio punto, aunque todavía permanecen intactos los que dan acceso a las capillas absidiales. Están soportados por pilares y no por columnas, con lo que la sensación de pesadez del conjunto es mayor.

Son de notar las impostas bajo los arcos, decoradas con dos o tres nacelas escalonadas y entre ellas unas bandas con pequeñas hojitas y otros motivos muy característicos. 


El resto del conjunto es románico y en el muro norte podemos distinguir perfectamente la construcción de mampuesto primitiva, a la derecha, continuada hacia la izquierda por la sillería románica ya más perfecta.


La parte prerrománica (mozárabe o de repoblación) está constituida por la cabecera y el primer tramo de la nave. La primera se compone de tres ábsides rectangulares, siendo el central más profundo que los laterales.


En el ábside pinturas bastante bien conservadas, imitando un tapiz. Por el momento es difícil precisar si corresponden al tiempo del monasterio visigodo o al posterior mozárabe.


En el tránsito del presbiterio hacia un espacioso claustro, hay una sala cuadrada con un fuste central erosionado por la humedad, que nos recuerda a la palmera de San Baudelio de Berlanga.