Mozárabes y mozarabías

Mozárabes y mozarabías
Biblia de León

martes, 13 de diciembre de 2016

Santa María de Melque, visigótico y/o mozárabe?


Llegamos en una mañana de densa niebla que envuelve a esta interesante iglesia prerrománica de la provincia de Toledo, quizás para proteger los todavía insondables misterios arqueológicos que por aquí se ciernen. Porque seguimos preguntándonos que hay en ella de mozárabe, dentro de una estructura eminentemente visigoda.
En nuestro libro "Mozárabes y mozarabías" publicado en el 2003 ya nos planteábamos esta cuestión: 

Sobre sus arcos de herradura, según el estudio de Caballero Zoreda, los arcos torales y de triunfo sobrepasan 3/8, los de interiores de ventanas 1/2 y los exteriores de ventanas 2/3. Con estas proporciones llega a la conclusión de que los arcos de Melque no pueden ser conceptuados como típicamente visigodos.

Desde que el conde de Cedillo descubrió en los comienzos del siglo XX los restos de este monumento hasta hoy, los expertos se han debatido en la polémica entre visigotismo o mozarabismo, polémica que estaba casi zanjada cuando el arqueólogo Caballero Zoreda preparó una tesis después de unas investigaciones exhaustivas en la década de 1970. Se inclinó entonces por los orígenes visigodos, aunque quedó la incógnita del trazado de algunos arcos que mostraban claramente diseños mozárabes, por su sobrepasado superior a 1/2 del radio. Veamos ahora cuales son estos arcos:

1 - En el lado oeste del crucero sur, hay dos huecos y el de la derecha es una ventana exterior con sobrepasado 3/4, netamente mozárabe.

2 - Igualmente aplicable a las dos ventanas de los dos muros extremos norte y sur del crucero. Esta es la del sur.

3 - La ventana del ábside también excede el sobrepasado visigodo

4 - En el interior, parece que los arcos torales y de triunfo sobrepasan los 3/8 del radio, lo cual excede lo normal visigodo aunque no llega a lo mozárabe. No obstante la perfección de las dovelas aporta nuevas dudas.

5 - Los interiores de las ventanas abocinadas también sobrepasan 1/2

La idea de una iglesia visigoda es incuestionable, hasta que el mismo Caballero Zoreda parece ser que modificó su opinión en una conferencia pronunciada en el 2015 en Aguilar de Campoo, aceptando que se trata de una construcción de los comienzos mozárabes, basado en los resultados de las últimas excavaciones y la utilización de nuevos métodos arqueológicos. 

En unos restos del estuco adherido a uno de sus muros, la datación por carbono dio su veredicto: entre el 668 y el 729, es decir muy cercano a la llegada de los musulmanes en el 711. Ello nos lleva a concluir que bien pudo ser un templo de construcción y aparejo visigodo que, luego, después del 711, continuaron los mozárabes añadiendo arcos más sobrepasados, pilastras y esquinas redondeadas y decoración de estucos.

Cuando hablamos de visigodo o mozárabe no debemos olvidar que los primeros llevaban ya por entonces más de tres siglos en Hispania, y la corta población invasora inicial, por cierto con escasa habilidad constructora, se había ya fundido con la autóctona población hispano-romana. Y los mozárabes, por su parte, eran hispano-romanos. Así pues, ambos eran ramas de un tronco casi común.

Por consiguiente, parece razonable que Santa María de Melque sea considerada como monumento visigótico-mozárabe.